sábado, septiembre 26, 2009

VIENDO A BIBI (PERDON BIONDI)

Después de theremines y reflexiones, otra vez la realidad global me marca la hora. En este caso, el histórico discurso de Biniamín Netanyahu en el marco de las conferencia de la Asamblea General de la ONU. Para el caso, y debido a su importancia, fui el primero en traducirlo y publicarlo en español, modestia aparte.

En principio, hay que hacer una separación. La importancia de un discurso en sí y las reacciones en cadena que genera la pieza dialéctica.

Vamos al grano. La ponencia de Netanyahu en la ONU fue "excelente" para tratar dos cuestiones coyunturales como la negación del Holocausto por parte de Irán y la carrera nuclear de ese mismo país. No me topé aún con nadie, en persona, que me dijera que no estaba "100% de acuerdo" con lo manifestado por el primer ministro israelí.

Con documentación "irrefutable" -¿hacía falta mostrar papeles y copias de planos?- intentó demostrar infantilmente que el Holocausto existió. Como si esos papeles en manos de un sionista, diría un detractor, tuvieran algún valor. Podrían ser copias de la lista de compras de su esposa, diría otro personaje.

¿No es suficiente con el testimonio ya conocido hasta ahora de que el Holocausto existió? Acá no se trata de Dios, Cristo o Mahoma. ¿El santo sudario indica que Jesús existió? No. Pero los evangelios sí.

Bueno, las cámaras de gas no están de escenografía en Polonia y mi abuela no fraguó documentos de la Cruz Roja. Y los nazis no gastaron millones de marcos en documentar su "gran obra". Todo se puede ver por Youtube, menos los documentos de la viejita.

No hace falta agitar papeles cuando la verdad es tan clara e irrefutable. Con ese criterio, mañana, el presidente de Uruguay va a decir que todos los argentinos somos ladrones y ¿el mundo le va a creer? Porque los que nos afanaron fueron los bancos, eh. Y muchos de ellos extranjeros, eh.

Sí es real que Irán está corriendo para obtener la bomba pero tampoco se puede utilizar todo el tiempo disponible en el estrado para advertir a Europa y EEUU -que ya lo saben hace rato- que Teherán quiere jugar en primera y tiene plata para hacerlo.

Netanyahu evitó hablar, no más que en retórica, de la paz con los palestinos, a los que englobó en un panarabismo que ya no existe. Acá se trata de comenzar a negociar de una vez por todas, de ir a fondo, violando incluso los tiempos, para lograr la paz con el pueblo palestino.

Aunque suene soberbio, hay que ayudarlos a crecer como pueblo, como vecinos. No amarlos, nadie ama a un vecino a menos que tenga un culo bárbaro (entiéndase en mi caso una vecina) y los palestinos no aman a los israelíes tampoco ni tienen por qué hacerlo. No hay que pedir eso. Pero ambos pueblos tienen que madurar juntos, es el único camino para evitar más dolor.

Netanyahu debería haber dicho en la ONU que proponía un tiempo para una negociación difícil (dolorosa) pero justa. Que de aquí a dos años hay que firmar la paz, cueste lo que cueste y que Israel está dispuesto a dialogar con quien sea y a no especular con la guerra civil palestina o con el cerco a Gaza.

Esto hubiera dado al discurso de Netanyahu un estatus mayor al de histórico. Lo hubiera elevado a eterno.

Sin embargo, Netanyahu es humano y político (qué combinación) y prefirió recordar a sus parientes asesinados por los nazis que a los soldados muertos en las últimas acciones militares de Israel en el Líbano y Gaza. Y ni hablar de las víctimas palestinas.

Si Israel hiciera la paz con los palestinos, ¿qué razón de ser tendría Hezbollah? Ah, que ellos quieren todo el territorio porque bla bla bla... Bueno, que ataquen que Israel se las devolverá. Un clásico.

Pero el error esta vez será de ellos porque aquel que acepta por esposa a la sangre para amarla y respetarla, en la salud y la enfermedad, en la pobreza y en la riqueza, es cónyuge de la muerte, lo que en algún punto justifica su existencia sólo si palma inmolado y cargándose a los que pueda.

Desde hace 61 años, Israel es un país libre y democráticos. Con errores como todos. Pero desde hace 42, ocupa territorios. Y eso se paga con odio y resentimiento.

Aplaudamos mirando hacia la paz y no a la guerra. Por una vez aplaudamos un alba y no una puesta de sol. El atardercer es también un "se nos viene la noche" aunque sea más marketinero.

Estoy criando hijos en Israel. Quisiera que en 18 años el servicio militar no sea obligatorio. Quiero que sean lo que tengan que ser menos una tumba con honores castrenses.
Quiero que el héroe sea el que salva a un gato del arbol, no el que tiene signado defender al país y no puede descubrir la vacuna contra el trabajo porque el enemigo acecha y hay que pelear, matar o morir.

Basta de vericuetos bíblicos. Tengo esperanza. El día que la pierda armo la bomba atómica en el living. Total está en Youtube.



Oh, oh, oh, peace and love
Moving up, fighting it all back, stabbing
gonna get you down tonight in babylon town, yeah
`cause if you fall on your face is no disgrace,
no one's to help you anyhow, nowhere.
Oh, oh, oh...peace and love
peace and love in babylon.


Sumo - Reggae de paz y amor

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

6 Comments:

At 12:21 p.m., Blogger la retaguardia said...

Excelente Man. La historia ahí cambiará cuando sean muchos los que piensan como vos, los que quieran lo mismo que vos para sus hijos. En general, noto un orgullo medio sanguinario por ir a matar, como si fuera gratis, como si la vida del otro no valiera nada... Orgullosos de estar en un ejército, pobre gente, suelo pensar; sea cual fuere la bandera levantada, siempre es una cagada estar en un ejército.
También habrá que encontrar a gente que piense en la paz del otro lado, que la hay, obviamente. Y ayudarlos a crecer, como vos decís, con guita, mucha guita; así como los hacen morir en la miseria por el bloqueo, el muro y esas cosas.
Y apúrense, antes de que sea tarde. Como dijo algún represor por aquí (¡qué miedo me da hasta citarlos!): ganamos la guerra pero perdimos la batalla cultural. Tiene razón. Y habría que aplicarlo para Israel, que ganó todas las guerras, pero es más repudiado que nunca. Y no sólo lo es por antisemitismo, también porque ser víctimario es siempre peor que ser víctima.
Abrazo
Tebele

 
At 12:41 p.m., Blogger Mariano said...

Acá hay una cuestión. Una máxima común dice que mataron a seis millones de judíos y que eso no puede volver a ocurrir y que por esta cuestión el judío (israelí) de hoy no es ni debe ser la oveja mansa que marcha al matadero.

Pero se banaliza la cosa cuando muchos, miles, se suben al concepto de que no ser pasivo implica directamente ser el que la tiene más grande.

El contexto confunde porque esta zona está muy militarizada y el "poronga" -hasta la Guerra del Líbano, sin dudas Israel- generaba disuación.

Yo estoy orgulloso de que el pueblo judío se haya reinventado y cambiado su destino. Yo soy producto de esa metamorfosis de partisanos cagados de hambre peleando en el bosque. Pero no a costa de cualquier cosa.

Israel cambiará, estoy seguro. Siempre se distingue el paño, sólo que antes, creo yo, inexorablemente, correrá un mar de sangre. Lamentablemente.

 
At 7:49 a.m., Anonymous Anónimo said...

Mariano, no entro en tu blog hace mucho y me encuentro este mensaje tuyo tan cuestionable.
Un inciso breve respecto a una reflexión tuya: Los políticos argentinos son chorros, no porque lo diga el presidente Uruguayo, lo sabemos todos. El patrimonio de los Kirchner es igual a la suma del patrimonio de los 18 miembros del ejecutivo Español, siendo España uno de los países con mejor IDH del mundo. Todos los presis Argentinos son/fueron ricos, ¿representan al pueblo?. ¿Qué pintan los D'elia, Moyano y demás ladris en el gobierno?.
Respecto al tema principal, me parece un tema complejo. Los detractores del Holocausto se basan en el silencio del pueblo judío en "no demostrar" que sucedió. A los judíos nos parece inmoral hacerlo por algo evidente y donde muchas víctimas aún viven.
Si no fuese por el moderno revisionismo y el incremento del nuevo antisemitismo disfrazado de "antisionismo", te diría que tenés razón, pero la realidad es que no veo del todo mal reaccionar ante los Ahmadinejad, los Williamson, Los Irving y demás hijos de puta, con perdón de aquellas personas cuyas madres ejercen tan noble profesión.
Podemos parecer la gata flora, si el Primer Ministro calla joderá a alguno, si contesta joderá a otros. No me parece que uno tenga que ser sobreviviente de la Shoa para poder tomar esa decisión. Netanyahu optó por contestar, tampoco me parece mal.
Ahmadinejad quiere llevar el Holocausto al plano de las creencias y no de los hechos, algo ridículo en un país donde el fomento del ateísmo lleva la pena de muerte.

 
At 8:18 a.m., Blogger Mariano said...

Gracias Anónimo por el comment.
No sé si este post es tan cuestionable como vos decís pero bueno, dejémoslo así.

No digo ni diré que no haya que hablar en voz alta del Holocasuto. Yo mismo lo hago y activo por su memoria y por su reconocimiento como la barbarie más grande de la historia.

Lo que no me va es el populismo de utilizar una tragedia para tapar la realidad interna.

Apenas mezclando un poco más el tema de la paz con los palestinos el discurso hubiera estado balanceado.

Netanyahu tiene que dar soluciones y no pedirle nada al mundo. Si hay algo bueno, el país debe encontrar los medios para mostrarlo, para mejorar la imagen.

Y si hay algo malo, Israel debe tener la grandeza de reconocerlo. Bajar la soberbia de los gritos y las sinrazones y evolucionar hacia un Estado mejor, más justo, menos ciego y mucho, pero mucho más tolerante.

Israel puede hacerlo. Su desafío es encontrar la manera de lograrlo.

 
At 9:16 a.m., Blogger Julia said...

Muy bueno!

 
At 9:18 a.m., Blogger Mariano said...

Gracias Julia!

 

Publicar un comentario

<< Home